La Caja de los Ruidos

Las pequeñas noticias de los periódicos son las grandes historias de Internet

Archivar para el mes “diciembre, 2012”

EEUU hacia el caos de los recortes

Los ciudadanos de EEUU corren el peligro de tener que afrontar unos severos recortes y un agresivo aumento de impuestos a partir del 1 de enero de 2013 si demócratas y republicanos no llegan a un acuerdo.

obama

Barack Obama. Fto: Luke Sharrett

Esta situación es consecuencia de que George W. Bush bajara los impuestos entre el 2001 y 2003, como medida temporal, a la vez que fijaba el año 2010 como la fecha para volver a subirlos. Cuando Obama llegó al poder, decidió mantener los impuestos bajos dos años más, situando el 1 de enero de 2013 como la nueva fecha limite para volver a los impuestos pre-Bush.

Ahora, el día ha llegado y los impuestos tendrán que volver a subir, a no ser que los republicanos y los demócratas se pongan de acuerdo e ideen una alternativa. Si eso no ocurre, el pueblo estadounidense sufrirá un fuerte aumento de impuestos además de recortes para disminuir el gasto del estado.

Lo que a mucha gente no le queda claro es por qué la subida de impuestos tiene que ser tan agresiva, además de que se lleven a cabo recortes de gasto público. La respuesta es sencilla. Cuando Bush decidió bajar los impuestos, el estado experimentó un fuerte descenso de ingresos y vio como su gasto era mayor que el dinero que recibía de los contribuyentes, lo que ha ayudado a que el déficit estadounidense sea de 1,2 billones de dolares y el gasto público sea de16,3 billones de dolares, acercándose peligrosamente a la suspensión de pagos.

Obama propone mantener los servicios sociales como las ayudas a los parados y a los dependientes y, subir los impuestos únicamente a las familias que ganen más de 250.000 dólares al año. Los republicanos, por su parte, proponen reducir los gastos del estado recortando en sanidad, educación y ayudas sociales para mantener así los impuestos bajos, aprobados en su momento por Bush, o, como mucho, subir los impuestos pero solamente a los que ganen más de 500.000 dólares al año.

 Con el gasto público más alto en la historia, los dos grandes partidos de EEUU aún no se han puesto de acuerdo y eso hace que el estado se dirija al “abismo fiscal”, un término inventado por el presidente de la Reserva Federal (el banco central de EEUU), Ben Bernanke.

La misión imposible de abrir una empresa en España

El informe Doing Business 2013 elaborado por el Banco Mundial sitúa a España como el país número 136 en la lista de las naciones con mayores dificultades a la hora de construir una empresa.

La lista está formada por 185 países y, según ella, es más fácil abrir una compañía en estados como Irán, Afganistán, Marruecos o Nicaragua entre otros antes que en España.

Un emprendedor español puede llegar a pagar unos 1.500 euros solo en burocracia antes de comenzar a construir su empresa, más luego la inversión para el capital inicial y demás gastos necesarioempresass para empezar un negocio.

Según rebela el Banco Mundial, los países en los que resulta más fácil poner en marcha un negocio son Nueve Zelanda, Australia y Canadá.

Son muchas las voces que aseguran que la mejor forma de paliar la crisis que azota Europa es animar a los emprendedores a llevar a cabo sus proyectos empresariales, pero en España, sin embargo, los nuevos empresarios se encuentran un barrera burocrática que no hace más que ponerles las cosas complicadas.

El bipartidismo en peligro

El diario El Mundo ha abierto su edición de hoy con un titular sobre la encuesta realizada por Sigma-dos en la que el Partido Popular aparece con seis puntos de popularidad por encima del PSOE tras un año de gobierno (casi ocho puntos menos que hace doce meses), además de señalar el ascenso de fuerzas como IU y UPyD, que ponen en peligro el bipartidismo gobernante.

mariano

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno

El estudio además, señala que únicamente un 15% de la población consultada tiene una imagen buena o muy buena del gobierno, mientras que el 19% considera a Rajoy bueno o muy bueno frente al 53% de los que creen que el presidente es malo o muy malo.

Más información en el artículo original

 

 

Navegador de artículos